Cómo actuar ante la picadura de una medusa

La medusa Pelagia noctiluca es una de las especies más comunes en nuestras costas. imagen: Suso Costa
La presencia de medusas en nuestras costas se convierte en un hecho frecuente, sobre todo en verano. Los temporales de levante las acercan hasta la orilla. Las medusas presentan unas células urticantes que contienen en su interior un veneno. Cuando una medusa suelta su veneno, es para cazar o para defenderse de algún peligro. Por norma general, las picaduras de medusas no suelen ser graves, aunque siempre hay excepciones. Esta picadura produce una gran sensación de dolor, escozor y picor intenso, seguida de una inflamación de la zona afectada, con enrojecimiento del lugar en el que se produjo. En ocasiones pueden observarse restos de tentáculos adheridos a la piel. Excepcionalmente, el veneno puede provocar una reacción alérgica grave (shock anafiláctico).

Posteriormente pueden aparecer síntomas similares a los producidos por una quemadura. La distribución del veneno por todo el organismo puede conducir a una sensación de opresión torácica, calambres musculares e incluso dificultad respiratoria. Aparece con cierta frecuencia un cuadro con angustia, agitación, pérdida de apetito, conjuntivitis y, en ocasiones, dolor de cabeza. Pero, en general, la clínica post-picadura suele ceder en pocas horas.

De manera más rara y en personas especialmente sensibles a estas picaduras, como lactantes, ancianos o personas con graves enfermedades generales, la sintomatología puede ser de mayor gravedad, y cursar con una depresión importante del sistema nerviso central, convulsiones y algún otro síntoma de importancia. Si esto ocurriera se debe trasladar al afectado al hospital o centro de salud más cercano.

Primeros Auxilios ante una picadura de medusa
Cuando una medusa nos ha picado, el dolor y picor es inmediato. Pida ayuda a l@s socorristas, pero, en cualquier caso:
  • Con una toalla gruesa quite todo resto de tentáculos urticantes; protéjase bien las manos, pues las estructuras urticantes pueden perforar los guantes. Inmovilizar la zona afectada.
  • Limpie la zona afectada por la picadura: el suero fisiológico es perfecto. Si no se dispone de él, el agua salada también podrá ser una solución. Nunca deberemos usar agua dulce, ya que puede romper las células urticantes, sufriendo otra picadura.
  • Durante 15 minutos aproximadamente deberemos aplicar frío a la zona afectada. No aplicar el hielo directamente sobre la picadura, sino cubierto con algún paño o toalla. Neutralice el veneno con una aplicación continua de alcohol (en cualquier forma, o vinagre) durante 30 minutos.
  • Habrá que administrar un antihistamínico para la reacción y un analgésico para el dolor. En mujeres embarazadas, se deberá prestar especial atención a la hora de administrar el antihistamínico.
  • Si el dolor es muy intenso o el estado de la víctima empeora, deberá acudir a un centro médico de inmediato.
  • No hay que frotarse ni con toallas, ni con arena, ni con nada que pueda lastimarnos más.

Prevención
  • Deberá vigilarse la aparición de este tipo de animales en playas o lugares donde habitualmente se realicen inmersiones o simples baños. Las banderas de los puestos de socorro lo indicarán.
  • Nunca deberá tocar ni coger con las manos uno de estos animales si no lleva guantes protectores adecuados.
  • Limítese a observarlos desde lejos, pueden resultar animales curiosos, pero no debe olvidar que su picadura puede ser peligrosa.
Las medusas
La medusa es un animal invertebrado gelatinoso, perteneciente al orden de los celentéreos. La medusa más frecuente implicada en las picaduras en las costas españolas pertenece al género Physalia. En el Mediterráneo, las especies más comunes son la Rhizostoma pulmo o 'aguamala', la Pelagia noctiluca o 'clavel', la Aurelia aurita o 'sombrilla' y la Cotylorhiza tuberculata o 'aguacuajada'. La aparición en fechas recientes de ejemplares de Rhizostoma luteum en la costa malagueña ha supuesto una gran sorpresa, ya que algunos investigadores incluso ponían en duda su existencia o pensaban que podía tratarse de una variedad o subespecie.
data:newerPageTitle data:olderPageTitle