Torremolinos pone en valor el yacimiento arqueológico de La Cizaña

Desde el Consistorio se están valorando opciones para poder completar la consolidación y poder abrirlo al público, haciéndolo visitable.

El Ayuntamiento de Torremolinos ha dado a conocer hoy que ya se están ultimando los trabajos arqueológicos y de restauración para garantizar la preservación de los vestigios romanos en el entorno de la villa romana de la Cizaña, en los Álamos, Torremolinos, en el marco del proyecto de urbanización de una de las parcelas que integran el yacimiento.

Maribel Tocón, concejala de Urbanismo, ha afirmado que “desde un primer momento este Ayuntamiento ha apostado por preservar estos restos arqueológicos, ya que en un futuro podría convertirse en un importante valor cultural del municipio donde poder visitar las huellas del pasado y entender los modos de vida de la antigüedad”. Desde el Consistorio se están valorando opciones para poder completar la consolidación y poder abrir al público y hacer visitable este enclave, «un deseo compartido tanto por el equipo de Gobierno como por Ciudadanos, CSSP e Izquierda Unida», asegura Tocón.

De este conjunto arqueológico se tiene noticia desde finales de los 60 al identificarse unas piletas para elaboración de salazones. Posteriormente se amplió el conocimiento sobre este enclave documentándose parte de un complejo termal y más tarde en 2003, se excavó un magnifico alfar que cuenta con dos grandes hornos y una zona de almacenamiento con una cronología que abarca desde el s. I. a.C.

Los trabajos dirigidos por la arqueóloga Luna Caparrós, de la empresa Arqueosur, han consistido en un primer momento en la limpieza exhaustiva del complejo industrial alfarero y del área termal. Al mismo tiempo se ha estado realizando un minucioso control de los movimientos de tierra resultantes del proyecto de urbanización de la zona para evitar posibles afecciones al patrimonio histórico de Torremolinos.

En una segunda fase se han consolidado puntualmente aquellas estructuras más dañadas por la desidia en que habían quedado estos importantes restos tras su descubrimiento. Estos restos han sufrido todo tipo de vejaciones a lo largo de los años, se han expoliado materiales y vertido de escombros, además de la propia erosión y falta de limpieza.

Para garantizar la conservación provisional de las estructuras recién consolidadas se procederá en breve a cubrirlas con geotextil y grava mientras duren las obras de construcción tanto en los viales como de las viviendas previstas en el entorno. Se trata del primer paso en una firme apuesta por empezar a recuperar este espacio y conservarlo adecuadamente.
data:newerPageTitle data:olderPageTitle